BERNA - Los pueblos que luchan por no desaparecer son varios alrededor del mundo. Uno de ellos es la comuna suiza de Albinen, a 200 kilómetros de la ciudad capital de Berna, que ofrece unos 70 mil euros a aquellas familias que quieran mudarse a la ciudad por al menos 10 años.

La aldea suiza se encuentra en medio de valles nevados y a pocos minutos se encuentran los baños termales en Leukerbad, cuyas aguas llegan a los 50 grados los 365 días del año.

Allí, la gran migración de los jóvenes a Ginebra, Zúrich y otras ciudades más grandes, por cuestiones estudiantiles o por trabajo, produjo de a pocoque el condado se despoblara y únicamente cuente con 248 habitantes en su territorio, según detalló TN. 

REQUISITOS PARA OFRECERSE 

Los gobernantes proponen que los postulantes tengan menos de 45 años y decidan radicarse en el lugar por al menos 10 años. Además, deberán construir o comprar un casa y demostrar que el inmueble no es para vacacionar, con una inversión que supere los 210.000 euros.

La ciudad es ideal para los amantes de los deportes extremos en la nieve ya que prevalece un clima frío apto para snowboard y esquí. No obstante, se necesita de una gran inversión para mudarse al lugar.

SUBSIDIOS

En Albinen ofrecen 21.000 euros por persona adulta, 70.000 por una familia de cuatro miembros y 9300 dólares por cada hijo extra. Ahora bien, los postulantes no podrán arrepentirse de su decisión de vivir en la pequeña aldea de cuento. De lo co ntrario, tendrán que devolver todo el dinero que se les fue depositado para arrancar una “nueva vida”.

Los formularios y otra información adicional se pueden conocer en la página web de Suiza. Solo podrán postularse suizos o extranjeros que dispongan del “permiso de establecimiento suizo tipo C”, una autorización que el país concede a ciudadanos de la Unión Europea y de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

Desde el Gobierno indicaron que "Solo cinco o diez jóvenes familias” podrán acceder en los próximos años a la ayuda financiera que ofrece la localidad para hacer frente a la despoblación y que tal situación sería considerada “un éxito”, tras la despoblación que convirtió a la localidad en fantasma. 

Al menos “dos o tres jóvenes” del propio Albinen están ya pensando “seriamente” en no emigrar a la ciudad y acogerse a la gran ayuda económica, según informó el diario Le Nouvelliste.