Ludmila Disante, es una estudiante de 18 años que quedó embarazada en su último año de secundaria, pero su valentía hizo que nunca tuviera en mente abandonar sus estudios.

A pesar de que recibió opiniones opuestas a su objetivo, frases como: “¿Para qué vas a seguir? Ocupate de tu hija mejor ”, la joven junto a Pilar, su hija de tres meses, decidió retornar a la escuela para preguntar cómo podía hacer para ponerse al día.

Desde de la institución la convocaron un sábado, con el propósito de que asistiera a las clases que la Escuela Media Nº 1 de Brandsen, que brinda como apoyo a quienes deben recuperar contenidos por no encontrarse adaptados a la virtualidad o han dejado de asistir por la pandemia.

Su historia particular, sin embargo, era diferente: el sábado era el único día en el que no tenía quien cuide a su beba.

Un profesor de secundaria cuidó a la beba de una alumna mientras asistía a clases: "Le cantó hasta hacerla dormir"

Federico Tenreyro,se llama el profesor de la materia Economía Política, quien la tranquilizó al instante: “Vení igual, yo te espero. Tengo cinco hijos. Vamos a encontrar una manera de cuidarla para que puedas estudiar”

Aquellas palabras quedaron grabadas en Ludmila, y la joven utilizó su cuenta de Facebook para inmortalizar el instante en el que Tenreyro cargó a su hija en brazos y le permitió cursar las actividades del último sábado sin problemas.

“Le agradezco a este profe que me tuvo mi nena mientras yo estudiaba. La verdad un genio total, todas las escuelas tendrían que tener profes así. Para que todas las chicas que son mamás y quieren terminar los estudios puedan, la verdad que no tengo palabras para agradecerle a este profe ”, escribió en la red social.

Y destacó, “encima que la cuidó mientras yo estudiaba también la hizo dormir. Lo aplaudo profe, ¡la verdad un genio! Por más profesores así, para que todas las mamás puedan terminar el colegio”.

Un profesor de secundaria cuidó a la beba de una alumna mientras asistía a clases: "Le cantó hasta hacerla dormir"

“De lunes a viernes puedo pagar la niñera, pero el sábado se me complica. (Tenreyro) Me dijo que tenía cinco hijos. El 30 de octubre fui y la llevé. Primero la tuvo la bibliotecaria; ella paseaba por la escuela y gritaba, entonces el profe la alzó y le cantó hasta hacerla dormir. Es el último año que tengo que cursar, si Dios quiere y me ayudan a terminar todas las materias”, explicó la joven.

“Durante el embarazo no me presenté a clases y después, una vez que ya nació, le dije a mi marido que iba a esperar un tiempo a que sea más grande para arrancar. Volví al colegio hace un mes más o menos. Durante el día estamos los dos en casa y él la cuida mientras yo hago la tarea”, explicó.

En relación a su futuro y a lo que hará cuando termine su último año del secundario, manifestó el deseo de “ser policía”. Ludmila concluyó, “mi profesor me dijo 'Traela, no hay ningún problema'”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!