Pether Hugo, un músico de 73 años, logró volver a tocar la guitarra gracias a las soluciones de accesibilidad que le brindó la impresión 3D. Las prótesis que crearon con ese tipo de tecnología, ayudaron de una manera indispensable para que este hombre de 73 años vuelva a disfrutar de la interpretación del instrumento de cuerdas.

Hugo sufrió hace seis años un accidente en el que perdió el dedo índice de su mano izquierda, sucedió en un descuido cuando manipulaba una máquina de carpintería. “Te juro que solamente me rozó y con eso fue suficiente”, contó al medio uruguayo El Observador.

Pether fue profesor de guitarra durante más de 15 años y su vida giraba entorno a la música. Pero como consecuencia de ese incidente, en los últimos años se vio imposibilitado de tocar. En declaraciones a la mencionada publicación dijo que buscó ayuda en diferentes sitios pero que nadie fabricaba dedos. “¡Sabés para mí lo que fue dejar la música!”, enfatizó.

Un profesor de guitarra perdió un dedo y pudo volver a tocar gracias la impresión 3D

La ayuda que buscaba llegó de parte de la ONG uruguaya Manos de Héroes y de un grupo de estudiantes que atendieron su caso. Esa organización ya creaba prótesis de manos y brazos con impresoras 3D, aunque no había trabajando únicamente en un dedo. “Nunca lo habíamos hecho, no sabíamos cómo imprimir sólo un dedo, pero sabíamos que valía la pena intentarlo”, contaron desde el grupo.

La elaboración de la prótesis demoró dos meses, incluyendo un período de investigación en el que analizaron la funcionalidad de esa extremidad, las medidas, etcétera, y trabajaron en diferentes modelos para llegar al resultado final.

“A veces, en la computadora no se veían las fallas que luego sí aparecían al imprimir en 3D”, comentó Paula Álvez, una de las estudiantes de la Universidad de Montevideo que participó en el proyecto.

“Lo que están haciendo es grandioso. Sin lucro ninguno. Lo hacen porque lo sienten”, dijo Hugo. “Ahora hay que practicar. Hace una semana recién que lo tengo. Despacito uno va haciendo cosas. Pero es indudable que para la guitarra es todo tacto”, agregó el hombre que ahora vuelve a aprender alguna nociones para reacomodarse al instrumento.

Después de la colaboración a Pether Hugo, otras personas se contactaron con la ONG que ahora también se dedica a la impresión de dedos para personas que los necesitan para sus actividades cotidianas. Según comentaron desde el grupo, desde su fundación ya ayudaron a más de 50 personas.