Un preso del penal de Devoto, en la Ciudad de Buenos Aires, fue autorizado en las últimas horas a trabajar, de manera remota, para una empresa privada.

La decisión fue tomada por la jueza de ejecución penal María Jimena Monsalve, quien dio lugar al pedido de la Unidad de Letrados Móviles de la Defensoría General de la Nación (DGN) en relación a la reinserción laboral del detenido en la  empresa editorial “IJ International Legal Group”.

Se trata de “un caso sumamente excepcional, en el que un actor privado pretende colaborar con el proceso de reinserción social de un detenido, brindándole una herramienta fundamental como lo es un trabajo remunerado”, según informó el área de Prensa y Difusión del DGN a través de un comunicado.

"Ahora el Servicio Penitenciario Federal (SPF) deberá suministrar al condenado una conexión de internet estable y coordinar con el personal de la empresa la entrega de las herramientas para las labores”, agrega el texto.

Adicionalmente, se deberá “habilitar un día para que el detenido reciba la capacitación necesaria y asignarle un lugar adecuado para realizar el trabajo”.

El fallo, cabe destacar, fue tomado amparándose en las Reglas Mandela, que establecen que la organización y los métodos laborales de los presos dentro del sistema penitenciario deberán ser lo más similares posibles a los que se aplican fuera del establecimiento, para así colaborar con la reinserción social y laboral de la persona.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!