BUENOS AIRES (ADNSUR) - Las ganas de estudiar pudieron más para Gualterio, quien al no tener internet en su casa tenía que subirse a un molino para poder hacer tu tarea.

La historia de este pequeño de 13 años trascendió las pantallas y a la familia que vive en Entre Ríos finalmente le instalaron internet. 

Según informó TN, una empresa proveedora de Internet se puso en contacto con la familia e instaló la antena para que el pequeño pueda seguir estudiando en medio de la pandemia, lo que le permitió pasar de grado.

Arturo Barhich, fue su profesor de historia y geografía hasta el año pasado y asegura que es un “chico especial y con ganas de superarse”. A pesar de las carencias nunca se atrasó en la entrega de las tareas. Sin duda, su pasión y sus ganas de estudiar pudieron más que cualquier obstáculo.