SALTA (ADNSUR) - Un niño murió tras ingerir un pancho en mal estado. El pequeño se descompuso, fue hospitalizado y falleció diez días después. El lamentable hecho ocurrió en Salta. 

El nene fue a comer a un conocido lugar de La Merced en donde venden comidas rápidas. "Luego de comer el pancho empezó con dolor de panza, luego desarreglos y vomitó. Yo pensé que se le pasaría, lo lleve al hospital de acá de La Merced. Le pusieron un calmante y nada... Seguía peor", comentó Sandra, la mamá.

Con el correr de las horas el cuadro no mejoró. El sábado volvió a ser internado en el centro de salud mercedeño debido a un fuerte dolor abdominal. Ese mismo día decidieron trasladarlo al hospital Materno Infantil. "No paraba de vomitar", contó la madre.

Los análisis revelaron que dos bacterias habían ingresado al organismo del niño: adenovirus y rotavirus, ambas habitan en carnes mal cocidas, huevos o verduras sin lavar correctamente. En apenas 6 días, le causaron un daño renal irreparable, informó Clarín.

"El día 10 dejó de hacer pis, al día siguiente entró a terapia y empezaron a realizarle diálisis. Todo esto le causó ese maldito súper pancho", detalló la mamá. Finalmente, el pasado viernes 11 de diciembre, el nene murió.

Hoy, la Municipalidad de Salta salió a reforzar los controles pese a que la muerte ocurrió en La Merced.

Desde la gestión aclararon que para evitar casos de salmonella se solicitó en los distintos locales gastronómicos, el certificado de manipulación de alimentos y se verificó el correcto uso de la indumentaria de trabajo. Las inspecciones continuarán toda la semana en distintos puntos de la ciudad.

En todos los casos se tomaron muestras de los alimentos que se encontraban en exposición para la venta. La subsecretaria de Salud y Ambiente Humano, Mónica Torfe, detalló que las muestras serán analizadas por el laboratorio de Bromatología del Ministerio de Salud de la Provincia.

Denuncia 

Entre el dolor y la indignación por la muerte de su hijo, Sandra culpa al local de comidas rápidas en donde el nene comió el pancho, para ella la causa de la desgracia.

"La dueña sabe muy bien lo que hace, tiene cosas vencidas en su fiambrería; salchichas y mayonesa vencidas que usa en su sandwichería... Total sale en el día y no pasa nada", denunció Sandra, destrozada por su pérdida.

El nene murió el viernes pasado, pero en caso de sobrevivir, Sandra aclara su cuadro habría sido el peor, por lo menos, así se lo habían expresado los médicos. "El nefrólogo de mi hijo ya me había dicho que quedaría con un cuadro renal crónico y que se tendría que hacer diálisis toda su vida. Quizás Dios no quiso que sufriera y decidió llevarlo con él", expresó su mamá al sitio Con Criterio Salta.