CALIFORNIA - Un nene de 13 años murió junto a su abuela y a su perro el pasado 8 de septiembre en Estados Unidos. Ocurrió como consecuencia de un intento de escape tras un feroz incendio que llegó a afectar el vehículo en el que circulaban. 

El chico fue identificado como Wyatt Tofte, y lo encontraron muerto abrazado de su perro dentro de un auto cerca de su casa, tras ir el rescate de su abuela, Peggy Mosso, quien se encontraba adentro. 

La familia, compuesta por Angela Mosso, Wyatt y Peggy, estaba en su casa cuando el fuego, producto de un incendio forestal, comenzó a acercarse.

Mientras, Chris Tofte -esposo de Ángela- conducía a la ciudad para pedir prestado el remolque de un amigo para sacar a la familia, su perro y sus pertenencias, detalló Telefé Noticias. 

El fuego se intensificó por las condiciones climáticas y llegó rápidamente a la vivienda por lo que todos debieron escapar en un auto, pero los neumáticos se derritieron y el vehículo amenazaba con prenderse fuego. 

Angela Mosso se dio cuenta de que tenía que salvar a Wyatt, así que salió del auto y le dijo a su hijo que corriera con el perro lejos.  La mujer caminó casi 4 kilómetros sobre el asfalto caliente y, alrededor de las 4 AM, su esposo regresó con el remolque, conduciendo a través de un bloqueo que lo separaba de las llamas.

El hombre pudo dar con su esposa, a quien de inmediato la llevó para recibir atención médica. Al ver que su hijo no estaba con ella, Chris regresó al incendio para buscarlo, pero la búsqueda no fue fructífera.

Un día después, el nene fue encontrado muerto en el auto abrazando a su perro, junto a su abuela.