MALAUI (ADNSUR) - Humphreys Chipeta tenía 11 años y murió durante una competencia ilegal de tomadores de cerveza en la ciudad de Mzimba (Malaui).

Los restigos manifestaron que el  nene consumió cinco botellas y cayó desmayado al llegar a la final. Además sus amigos contaron que el menor bebía alcohol con frecuencia, que realizaban esas competencias en forma usual y que Humphreys era el campeón defensor.

"Sospechamos que hubo juego sucio en la muerte. Él no era un bebedor aficionado", señaló Emmanuel Chirwa, uno de los testigos, quien añadió que una de las condiciones para los participantes era comer antes. Según el joven, el nene "entonces no murió por no haber comido antes del inicio del torneo" y agregó: "Algo salió mal".

Para participar del torneo, debían abonar 1.000 kwachas malauíes (1,33 dólares), y el premio para el ganador era el pozo de uno s20.000 kwachas (26 dólares).

Tras conocerse el lamentable episodio, el oficial para la protección infantil en la región, Shanks Nkhata, afirmó al medio local que el problema del consumo de alcohol entre los menores continúa, por lo que llamará la atención de las autoridades para prohibir la producción de cerveza en la zona.

También precisó que el nene asistía a una escuela primaria, pero "con las escuelas cerradas por el coronavirus se volvió alcohólico", un problema que afecta a "muchos" menores, así lo indicó Telefe Noticias.