Debido a un desperfecto en el sistema de cierre centralizado un bebé de un año y medio quedó encerrado en el interior de una camioneta. Su madre desesperada, llamó a la policía para poder rescatarlo. Al llegar al lugar, tuvieron que romper una de las ventanillas para abrir las puertas.

Según informó el Departamento de Prensa de la Policía de Neuquén, el hecho ocurrió el miércoles minutos después de las 16 cuando efectivos policiales de la Comisaría 21 realizaban un patrullaje preventivo por el barrio Huiliches, de la ciudad capital. Allí, fueron interceptados por una mujer visiblemente nerviosa y angustiada que les pidió ayuda para rescatar a su hijo

En este contexto, se conoció que se trataba de una joven madre de 28 años quien bajó de su vehículo e inmediatamente las puertas se trabaron por un desperfecto del sistema de cierre centralizado y, pese a que lo intentó en reiteradas ocasiones, no volvieron a destrabarse.

De este modo, los uniformados se acercaron inmediatamente a la camioneta que se encontraba con el motor encendido e intentaron abrirla por medio del uso de la cerradura centralizada, pero al no conseguirlo la madre los autorizó a romper uno de los vidrios traseros. Por consiguiente, lograron ingresar al interior del habitáculo donde se encontraba encerrado el pequeño.

Finalmente, el pequeño niño fue rescatado por el personal policial quienes procedieron a constatar su estado de salud y al corroborar que este se encontraba bien, se lo entregaron a su mamá que en todo momento se encontró junto a los uniformados.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!