Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, la provincia de Santa Cruz acumuló ya 928 muertes y Río Gallegos registra la mayor cantidad de víctimas fatales,419 en total. 

El intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso anunció este martes la licitación de la sala velatoria municipal. Las familias tendrán a disposición dos salas velatorias en el cementerio, junto a la iglesia. “Será un servicio destinado a quienes no puedan afrontar la contratación de privados", indicó.

Este anuncio se da en medio de la pandemia, que ha llevado a la localidad a tener ya cerca de mil muertos, y en el que muchos casos las familias no pudieron hacerse cargo de los gastos para su despedida. 

Foto: La Opinión Austral.
Foto: La Opinión Austral.

En la ciudad santacruceña el ataúd más barato sale $ 65 mil, algo inalcanzable para algunas familias, por eso el Municipio estableció un rango de precios estándar, donde el más caro llega a los $ 100 mil. Según fuentes consultadas por La Opinión Austral, en lo que va de la pandemia el municipio destinó más de $ 5 millones al pago de cajones a familias en situación de pobreza. .

Por su parte, las funerarias aseguraron que los valores que manejan no son consecuencia de la especulación en torno al drama que generó la pandemia. Las fábricas que confeccionan los ataúdes les aumentan los precios cada tres meses, en el orden del 10% al 15%. “Y es que el cajón lleva aluminio, chapa, estaño, pinturas, elementos que en algunos casos están valuados en dólares”, advirtió el trabajador, quien dice que “ya no hay cajones de 50 mil”.