INGLATERRA (ADNSUR) - Un joven inglés de 18 años salvó su vida luego de que tras cuatro días en coma comenzara a parpadear segundos antes de que le quitaran los órganos para donarlos.

Se trata de Lewis Roberts, quien había sido declarado muerto tras un accidente de tránsito en el cual fue atropellado por una camioneta.

Para los médicos, el adolescente padecía "muerte cerebral", y le habían comunicado a sus padres que tenía "cero posibilidades" de salir adelante. Pero luego de que sus padres aprobaran la donación de sus órganos, el joven comenzó a respirar.

“Lewis sufrió heridas catastróficas en la cabeza cuando fue atropellado por una camioneta en su ciudad natal y fue trasladado en avión al hospital donde se sometió a una cirugía de emergencia", dijo Chloe Roberts, integrante de su familia.

"Cuatro días después, los médicos le dieron la noticia a nuestra familia de que no se podía hacer nada más, ya que lamentablemente había sufrido una ‘muerte del tronco cerebral’. Había fallecido”, cerró.