MÉXICO (ADNSUR) - Un joven de 14 años murió electrocutado en el jardín de su casa mientras su mamá, una paciente con coronavirus, estaba recibiendo atención médica en un hospital de Ecatepec, en México. 

El hecho se produjo este viernes. Según relató su propia madre, de 37 años, fue al centro asistencial para practicarse las últimas pruebas que le dieran el alta de Covid-19. Allí le informaron que superó la etapa contagiosa y lo primero que pensó fue en abrazar a sus hijos. Sin embargo, cuando llegó, el trágico accidente ya había ocurrido.

Adriana explicó que presentaba problemas para respirar por lo que tuvo que ser trasladada a un hospital de urgencia, pero el pequeño quiso quedarse en casa y cayó una fuerte lluvia que provocó que el agua se metiera a su casa. De acuerdo con los vecinos, vieron al niño barrer y le ofrecieron su ayuda, pero él dijo que podía solo. Momento más tarde, encendió la bomba y murió electrocutado.

La mujer es taxista y contó que su hijo la auxilió durante los 20 días de aislamiento. "Era el más solidario con todos alrededor", indicó y agregó que el pequeño se hizo cargo de ella y sus hermanitos, la alimentó, la ayudó y fue un pilar para su familia.