SANTIAGO DEL ESTERO - Tras terminar sus primeras sesiones de quimioterapia, el 4 de septiembre, a Javier y a su mamá, Segunda Villalba, les informaron que tenían coronavirus. Javier tuvo un cuadro complejo, con fiebre y una baja importante en sus glóbulos blancos. Sin embargo, venció a la enfermedad. 

Paciente recuperado - Hospital Independencia

Tanto en el Centro Integral de Salud de la Banda como en el Hospital Independencia fueron atendidos, cuidados, y asistidos por un equipo de médico/as, enfermero/as, que los ayudaron a superar esta nueva adversidad, según informó diario Panorama. 

 “Javier fue un paciente muy especial y le hemos dado un tratamiento individualizado e integral. Al terminar sus primeras sesiones de quimioterapia, dio positivo de COVID, por lo que ingresó al Hospital Independencia en un estado delicado por la sintomatologías propias que quedan después de la quimioterapia más los síntomas del coronavirus. Su sistema se alteró y demandó mucho trabajo. Hoy está recuperado y el equipo está muy satisfecho de haber podido colaborar y ayudar para que pueda regresar a su hogar”, relató la Lic. en Enfermería, María Rosa Quiroga, responsable del Sector Azul para Pacientes con COVID-19 del Hospital Independencia.

Los médicos destacan que la práctica deportiva también ayudó al joven a poder recuperarse. “Él es un valiente deportista. Practica natación adaptada en el Club Ciclista Olímpico de La Banda con el profesor Maximiliano Galarraga. Participa en competencia nacionales”, contaron. 

“Realmente estoy muy agradecida con todos los médicos” expresó su mamá y mencionó entre ellos al "oncólogo Espamer y la Dra. Garnica, Directora del CISB La Banda; con el Dr. Oddo y la Dra. Dorado, las enfermeras que fueron intachables, realmente le salvaron la vida a Javier. A pesar de las quimios, él pudo salir adelante. Le agradezco a Dios por ponernos aquí, con este equipo, con este personal, cada uno cumplió su rol de maravilla”.

Villalba redactó una carta para los médicos en la que dibujó corazones y escribió: “son ustedes personas con dones y talentos que Dios les da para salvar vidas. Una de esas es la de mi hijo: les estoy eternamente agradecida”.

Mientras tanto, todo el equipo de salud despidió a los pacientes con aplausos.