CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Este lunes se llevó a cabo un encuentro en Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, donde no se descartó un incremento de las restricciones para contener el récord de casos de coronavirus en el país con la implementación de una cuarentena estricta desde una determinada franja horaria. Tomás Orduna, uno de los infectólogos asesores del Gobierno sugirió “suspender todo desde las 18 h″.

Sobre la posibilidad de volver a Fase 1, Orduna afirmó: “Sí, claro, veamos el modelo europeo... Siempre se puede, lamentablemente, tener la necesidad de volver para atrás”. Y pidió a la sociedad que “acompañe” las restricciones nocturnas que entraron en vigencia desde el viernes.

En el Gobierno y los asesores hay preocupación porque los aforos en los lugares cerrados no se respetan y la población sigue manteniendo una alta frecuencia de reuniones en domicilios particulares, a pesar del DNU presidencial que suspendió ese tipo de encuentros. “De lo contrario habrá medidas más profundas. Por ahí vamos a tener que suspender todo desde las 6 de la tarde”, definió Orduna, en diálogo con El Destape Radio.

La opción de restringir la circulación lo máximo posible está siendo analizada en la Casa Rosada. La idea es ir hacia un nuevo formato de cuarentena frente a la abrupta escalada de casos de los últimos días y el nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva, publicó Infobae.

La complejidad para adoptar medidas más duras es la débil situación económica, que se agravó en 2020 por los altos niveles de pobreza y desempleo que representó el cierre de la actividad. Sin embargo, si se analizara únicamente lo sanitario, Orduna consideró: “Si tuviera que decidir solo con criterio epidemiológico, posiblemente hubiera cerrado los lugares de encuentro”.

Para no llegar al “toque de queda”, Orduna reclamó una mayor presencia de los controles en todos los gobiernos locales del Área Metropolitana de Buenos Aires, entre ellos el gobierno porteño. “Todos los municipios del Gran Buenos Aires tienen que hacer lo suyo, con sus sectores de seguridad, salud pública y ONG barriales que lo tienen que hacer entre todos”, señaló.

El médico reiteró que el problema sanitario “no es solo de CABA (sic), es en todo el Gran Buenos Aires” y de otros distritos como las reuniones masivas y fiestas autorizadas por municipios, como “hemos visto en Crespo o Santa Helena” de la provincia de Entre Ríos. “Son cosas que no puedo entender. Es un reflejo de algo que socialmente no está bien”, apuntó.