Un crimen contra un menor de edad sorprendió en las últimas horas a la ciudad de Blackpool, Inglaterra, luego de que un hombre asesinara a su hijo de 4 meses porque "no se callaba".

El acusado, de 29 años, fue identificado como Jordan Lee, quien golpeó hasta la muerte a la menor dentro de su propio domicilio tras gritarle que guardara silencio.

Según se supo tras el examen forense, las heridas de la joven eran "consistentes" y atribuibles a un trauma severo, pero el padre negó hasta el último momento lo ocurrido alegando que las mismas se relacionaban con un "accidente infantil".

"Los vecinos escucharon el llanto del bebé y a un hombre que le gritaba que se callara y una serie de golpes antes de que la casa se quedará en silencio", reveló un portavoz de la Fiscalía de la Corona al respecto.

Pese a esto, Lee insistió en que la bebé se había "caído del sofa" ante el juez de la causa, quien lo declaró culpable y condenó a  16 años de cárcel luego de que se constataran incoherencias en sus declaraciones.