Un hombre de 59 años oriundo de Georgia, Estados Unidos, pasó 20 años en la cárcel por un crimen que no cometió, y salió en libertad en las últimas horas gracias a un exámen de ADN.

Dennis Perry había sido arrestado en el año 2000 acusado del asesinato de una pareja, y fue condenado a cadena perpetua en 2003 tras haber sido declarado culpable del crimen de Harold y Thelma Swain, una pareja de religiosos que fueron encontrados sin vida en 1985.

Según reveló el medio La República, una prueba de ADN que se realizó en el año de su condena comprobó que los cabellos hallados en la escena del crimen no pertenecían al acusado, pero permaneció bajo arresto dado que su condena se basó principalmente en el testimonio de su exsuegra, quien lo acusó de planear el asesinato.

Años más tarde, en 2020, el Proyecto de Inocencia de Georgia y el bufete de abogados King & Spalding presentaron pruebas contundentes ante la corte local, pero la por entonces fiscal Jackie Johnson se negó a otorgarle un nuevo juicio.

Sin embargo, el pasado 19 de julio Perry fue puesto en libertad, a tan solo un año de que su condena fuera revocada.

“En 2000 perdí mi libertad, perdí a mi abuela. Mi mejor amiga, la perdí en 2014. Perdí a mi madre en 2017 y a mi padre en 2020. Nunca pude despedirme de ellos o llorarlos adecuadamente. Estas emociones son robadas mientras estás en prisión. Estoy agradecido de que esta parte de la pesadilla quedó atrás, pero todos los días tendré que lidiar con lo que me pasó”, declaró el hombre.