Un hombre fue condenado a muerte en Corea del Norte este jueves, luego de que se lo encontrara culpable de distribuír ilegalmente la serie "El juego del calamar".

La distinguida obra audiovisual había sido prohibida por el líder de la nación asiática, Kim Jong-un, a pocos días de su estreno en las pantallas de todo el mundo, donde se convirtió rápidamente en un éxito internacional.

“Todo esto comenzó cuando un estudiante de secundaria compró en secreto una unidad flash USB que contenía la ficción de Corea del Sur “El juego del calamar” y lo vio con uno de sus mejores amigos en clase”, explicó una fuente de la policía de la provincia de Hamgyong, según consignó el medio Radio Free Asia.

Los profesores del establecimiento, además, fueron obligados al destierro, una deshonra de alto impacto en el país peninsular.

Al descubrir el hecho las autoridades condenaron a muerte al estudiante que había difundido la cinta con la serie, mientras que el resto de los jovenes que participaron de su visualización fueron condenados a cadena perpétua.

Esto ocurre, cabe destacar, dado que Corea del Norte desde 2020 rige la ley de “Eliminación del pensamiento y la cultura reaccionarias”, la cual prohíbe el ingreso al territorio de piezas culturales provenientes del exterior.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!