CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Momentos dramáticos se vivieron este domingo en un edificio ubicado en el barrio porteño de Villa Lugano. Por una serie fallas, un hombre cayó 8 pisos por el hueco del ascensor y una mujer quedó atrapada, con una crisis de nervios, en otro ascensor entre los pisos 18 y 19. 

Ambas personas fueron salvadas por el el personal de la Estación 10 de los Bomberos de la Ciudad. Se trata de un edificio de 22 pisos ubicado en Cafayate al 5200, del complejo Lugano I y II, informó Crónica.

Los bomberos acudieron al lugar porque un hombre, de 43 años, se hallaba aferrado con manos y pies de las cadenas de tracción del elevador a la altura del sexto piso de uno de los cuatro ascensores del edificio, luego de caer desde piso 14

El equipo se desdobló en grupos, uno procedió a violentar el acceso a la sala de tableros para interrumpir el suministro energético de los elevadores, mientras que el segundo se dirigió al sexto piso para rescatar al hombre, al tiempo que se solicitó la presencia del SAME.

Luego de cinco minutos, mediante una cuerda, los bomberos lograron extraer al afectado del hueco del ascensor y dejarlo a salvo en el palier, presentando laceraciones y golpes.

El damnificado, estando dentro del ascensor ante una falla del sistema, habría efectuado la apertura de la puerta manualmente para descender por sus propios medios, pero cayó al vacío desde el piso 14, quedando colgado de las cadenas. 

El herido fue trasladado en una ambulancia del SAME al hospital Santojanni con diagnóstico de “politraumatismos”.

Paralelamente, otros vecinos alertaron  sobre una persona que estaba atrapada en otro ascensor, por lo que los bomberos acudieron al piso 19. La cabina se encontraba detenida entre los pisos 18 y 19, debido a que la puerta interna se salió de su guía y en su interior había una mujer de 52 años con una crisis nerviosa, por lo cual se solicitó una segunda ambulancia.

Los bomberos lograron para sacar a la mujer, quien bajó luego por las escaleras por sus propios medios, e inclusive anunció que se dirigiría personalmente al hospital Santojanni, pese a que había llegado una ambulancia del hospital Grierson.

Posteriormente se procedió a franjar los accesos al tablero de ascensores y los elevadores involucrados.