MÉXICO - Se espera que el ciclón Delta azote a Yucatán como un gran huracán, con una marejada ciclónica extremadamente peligrosa que eleve los niveles de agua de 2 a 3 metros, acompañada de olas grandes y peligrosas e inundaciones repentinas tierra adentro.

El martes, el centro de Delta estaba a unas 315 millas (510 kilómetros) al este-sureste de Cozumel, México, moviéndose hacia el oeste-noroeste a 16 mph (26 kmh).

Una vez que se traslade desde México, se espera que Delta se vuelva aún más poderoso sobre el Golfo de México a medida que se acerca a la costa del Golfo de Estados Unidos, a donde la llegada a tierra alrededor del viernes sería seguida por fuertes lluvias en todo el sureste de Estados Unidos.

Las autoridades en México comenzaron el martes a evacuar a turistas y residentes de las zonas costeras a lo largo de la Riviera Maya. El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, dijo que los autobuses ya transportaban a personas fuera de la isla Holbox y que todos los hoteles de Puerto Morelos llevaban a sus huéspedes tierra adentro a refugios seguros gubernamentales. Se esperaban los peores impactos inmediatos a lo largo del extremo noreste de la península de Yucatán en México, donde podría tocar tierra el miércoles temprano.

Desde Tulum hasta Cancún, las comunidades, cuya economía es dependiente del turismo --que aún están empapadas por los restos de la tormenta tropical Gamma-- soportarán la peor parte de Delta.

En Cancún, largas filas se extendieron el martes en supermercados, almacenes y estaciones de servicio mientras los residentes se apresuraban a buscar provisiones bajo cielos mayormente soleados. Las autoridades advirtieron que los residentes deben tener varios días de agua y comida a mano.

La alcaldesa de Cancún, Mara Lezama Espinosa, dijo que la ciudad había abierto más refugios de lo habitual para dar a las personas más espacio en reconocimiento a la pandemia de COVID-19.

Actualmente hay 40.900 turistas en todo el Estado. Ese número es menor de lo usual para esta temporada debido a la pandemia. La economía de la zona quedó devastada por meses de cierre provocado por la COVID-19.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, envió unos 5.000 efectivos federales y personal de emergencia a Quintana Roo para ayudar en los esfuerzos por la tormenta.

Cuba y las Islas Caimán estan bajo alerta desde este martes cuando Delta se desplazó hacia el oeste.

Los Comité de Defensa Provinciales en Cuba comenzaron las tareas de resguardo, entre ellos más de 30.000 toneladas de tabaco, en tanto se guardaron embarcaciones y protegieron alimentos. Casi media docena de equipos médicos partieron a cuidar los poblados bajos que se inundarán, y se distribuyó combustible en Pinar del Río.

“En el litoral sur de occidente habrá fuertes marejadas durante el día, con inicio de inundaciones ligeras ... que pueden llegar a ser inundaciones moderadas en la península de Guanahacabibes”, explicó un reporte del Instituto de Meteorología de Cuba.

Los datos de un avión cazador de huracanes de la Reserva de la Fuerza Aérea de Estados Unidos indicaron que Delta continuará fortaleciéndose a medida que aumente su velocidad de avance, dijo el Centro de Huracanes de La Florida.

Fuente: Infobae