(ADNSUR) - Un estudio realizado en ratones estresados da esperanza a las personas que padecen la perdida de cabello, y propone una manera que podría ser la solución definitiva para evitar la calvicie.

La investigación fue realizada por la revista Nature, y demuestra cómo los ratones estresados pierden su pelaje debido a una hormona que perturba su crecimiento capilar.

A través del mismo, investigadores de la Universidad de Harvard liderados por el profesor Ya-Chieh Hsu se preguntaron cómo las hormonas producidas en situaciones de estrés influyen en las tres fases atravesadas por el cabello: anagénica (crecimiento), catagénica (deja de crecer) y telogénica (caída).

En los seres humanos, se sabe, el estrés induce la producción de cortisona, equivalente en ratones a la corticosterona, producida por la glándula suprarrenal.

De esta manera, los investigadores extrajeron la glándula suprarrenal de un grupo de ratones y compararon su crecimiento de pelo con el de un grupo de control. En aquellos sin la glándula la false de reposo era más corta, y su pelo crecía más rápido y durante más tiempo durante la fase anagénica. 

Además, las tres fases de crecimiento se sucedían mucho más rápidamente, a un ritmo de 10 veces en 16 meses, en comparación con sólo tres veces en el caso de los ratones del grupo de control.

"Nuestro descubrimiento es sólo el primer paso importante, y será más trabajo antes de encontrar una aplicación en el ser humano", aseguró en diálogo con AFP el profesor Hsu, y sumó: "Sería interesante ver si Gas6 (proteína clave para el crecimiento de pelo) puede estimular el crecimiento del cabello en general", añadió.