TUCUMÁN (ADNSUR) - El “último primer día” es una tradición que se extendió entre los adolescentes próximos a egresar del secundario. En los festejos, los alumnos suelen salir toda la noche e ir a la escuela sin dormir.

El UPD suele generar polémica y tironeos entre padres, docentes y alumnos. Sin embargo un colegio de Tucumán tuvo una original idea para celebrar de otra forma: los chicos del último año del colegio Sagrado Corazón de Jesús organizaron un festejo solidario y salieron a repartir desayunos.

“La idea vino por parte de las autoridades del colegio. El proyecto sí estuvo preparado por nosotros. Básicamente trataba de iniciar el año de una manera diferente, más allá de la diversión que significa el “UPD””, relató Oscar, uno de los alumnos.

“Queríamos tener una actitud servicial, más en esta época de cuaresma. La forma que encontramos fue de ir a lugares públicos a repartirles un mini desayuno a personas que estén ahí”, comentó. El joven explicó que “nos dividimos en tres o cuatro grupos de diez personas cada uno y fuimos cada grupo a un lugar diferente. Por más mínimo que sea, llevarles el desayuno a esas personas produjo cierta satisfacción a uno mismo”, agregó.

Los alumnos llevaron desayunos a las personas que estaban en los lugares públicos, visitaron un hospital, la sede de Anses, un banco y un hogar de ancianos.