EL HOYO  (ADNSUR) - La historia de Geremías, un joven músico de 13 años, es una de las tantas que se dan a conocer por estas horas tras los incendios que arrasaron con unas 250 viviendas en la cordillera. El pequeño fue criado en el campo, entre los bosques y lagos, en cercanías de El Hoyo, donde ahora vive junto a su familia momentos de profunda tristeza. Ellos perdieron todo: sus animales, su casa, los galpones donde tenían caballos y todo lo que tenían en cuestión de minutos. Y él, además, perdió su querido acordeón.

El pequeño músico solía deleitar a quienes todos los años se acercaban a disfrutar de la Fiesta de la Fruta fina,  se subía al escenario y con orgullo mostraba su música. Pero hasta eso le arrebató el fuego:  su acordeón quedó adentro de su casa junto a todo lo que las llamas dejaron hecho cenizas.

Al enterarse de la triste noticia, llegó una vez más la solidaridad. Un comodorense, Diego Cabanas, decidió donarle al joven un instrumento similar para que, al menos en parte, pueda recuperar la alegría en medio de tanto dolor. 

ADN SUR Agencia de Noticias