En julio de este año entró en vigencia en Argentina el decreto que establece la implementación de un DNI para personas no binarias,  con el objetivo de garantizar el derecho a la identidad de género de las personas. Sin embargo,  desde una Colegio en Salta ya manifestaron su oposición a quienes deseen inscribir a sus hijos para el Ciclo Lectivo 2022.

El Instituto Timoteo, ubicado en la localidad de Cerrillos en la provincia de Salta, despertó polémica en la familia de un niño que solicitó una vacante en la institución cristiano evangélica. Es que al llenar el formulario de preinscripción se encontraron con el siguiente párrafo:

  "El Instituto Timoteo  trata a sus alumnos de acuerdo con su sexo al nacer. ¿Usted acepta que traten a su hijo o hija de esta manera? Si en el futuro usted o su hijo o hija decide que quiere ser tratado de una manera distinta, no de acuerdo con su sexo al nacer, ¿se compromete a trabajar con la institución para buscar un pase?".

Verónica, tía del niño, explicó que "cuando leímos el formulario de inscripción nos llamó mucho la atención que se enfoque sobre cambiar de institución a una persona que se autopercibe diferente de su sexo biológico", relató. Y agregó que ante esta situación decidieron denunciar el hecho en el INADI.  "Consideramos que se están vulnerando los derechos de las personas, especialmente de los niños y niñas", sostuvo la mujer en diálogo con El tribuno.

Además, el formulario indaga sobre la composición de la familia de los niños o niñas. Pide el nombre de "padre y madre" e incluye un casillero en el que se debe informar si están casados, si conviven sin estar casados o si están separados.

Gustavo Farquharson, delegado del INADI en Salta, aclaró que las instituciones privadas no pueden "utilizar el derecho de admisión" para discriminar.  Y explicó que a partir de la denuncia, se trasladó la situación al Ministerio de Educación para que arbitre los medios necesarios para que "se aplique ley 26.743 de identidad de género, que data de 2012, como de la ley 26.150 de Educación Sexual Integral, que data de 2006, en todos los establecimientos educativos tanto públicos como privados".

"Nadie puede sufrir ningún tipo de discriminación por su color de piel, su aspecto físico, orientación sexual o identidad de género, justamente la ley 26.743 reconoce y garantiza este derecho. Quien tiene la responsabilidad de hacerla cumplir es el Ministerio de Educación, que no lo está haciendo", concluyó.