En su breve paso por Comodoro Rivadavia, el presidente Mauricio Macri visitó una panadería para hablar con su dueño. Uno de los clientes, sin embargo, no estaba tan agradecido por la sorpresiva visita.

COMODORO RIVADAVIA - En la visita a la panadería que realizó cuando estuvo en Comodoro, el presidente Macri se cruzó con algunos clientes, uno de los cuales no estaba tan "agradablemente sorprendido" por su presencia. "No se dejen engañar por este gato", fue la frase que murmuró al salir del local.

Un cliente de la panadería hizo pasar al presidente un momento incómodo

Según relata el dueño de la panadería, Claudio Vázquez, cuando el presidente entró le dio la mano a un cliente, que se mostró algo molesto, y cuando el mandatario le preguntó qué estaba comprando, le respondió: ¿pan, no ves?’”

El propietario de la panadería indicó que "antes de irse, este mismo cliente le dijo a una empleada: ‘No se dejen engañar por este gato’".

Durante la visita otra clienta que lo halagó, de modo que "se llevó uno a favor y una en contra”, dijo Vázquez.

En diálogo con FM Tiempo, el panadero contó que le hizo una broma a Macri como hincha de Boca: “Me dijo que le gustaban las cosas dulces y como yo soy hincha de River me salió decirle que me parecía raro le gustara lo dulce siendo de Boca”, dijo entre risas.

A Vázquez lo llamaron el miércoles temprano desde el Ministerio de Producción y le dijeron que iban a ir a hacer un video institucional: “Les dije que no había problema. Me sorprendió cuando me avisaron que estaba el presidente en el local. Estimo que nos eligieron por el perfil emprendedor de nuestros locales.”

Vázquez confesó que “en las redes sociales el 80% de los mensajes de la gente son en contra de la visita y para decir que no van a venir a comprar más. Es más, me llamó una empleada llorando para decirme que tenía miedo de perder el trabajo porque la gente no va a venir más. Es lamentable que pase pero vamos a seguir trabajando”, concluyó.

Macri consultó los productos que más habían aumentado. “Le conté que la harina había subido un 400% y me preguntó por qué creía que había aumentado tanto. Le dije que desde mi lugar de comerciante y por el contacto con los gerentes de los molinos la apertura de las exportaciones genera que todos quieran vender afuera y en dólares y me dijo ‘es un tema que tenemos que tocar”.

Vázquez contó que se interesó por el desarrollo de sus locales, en especial uno de panificación y comercialización de productos libres de gluten. “También me preguntó cómo habíamos afrontado la emergencia y lo que había pasado con los locales durante el temporal”.

Fuente: Jornada