Una carpa de importantes dimensiones, perteneciente al Circo Rodas e instalada en cercanías del Monumento a la Bandera de Rosario, en Santa Fe, se convertirá en uno de los centros de testeos de coronavirus.

Aunque la estrategia que se aplicará en el lugar aún no está definida, según confirmaron desde el Ministerio de Salud de esa provincia, la decisión de utilizar ese espacio para hacer controles sobre posibles personas contagiadas ya está tomada.

La cartera de Salud aceptó un ofrecimiento de los titulares del circo para hacer uso de la carpa, inutilizada desde hace unos días, cuando la provincia restringió -entre otras medidas- la posibilidad de organizar espectáculos para evitar el aumento de contagios.

El lugar va a sumarse a los centros de testeo territoriales. En Rosario hay actualmente tres y se sumarían, además del espacio ofrecido por el Rodas, algunos otros.

“Sabemos el momento que estamos viviendo con la pandemia y escucho todo el tiempo en los medios que hacían falta testeos. Así que este es nuestro aporte desinteresado”, aseguró al diario La Capital el propietario del emprendimiento, Marcelo Lanza.

El empresario explicó que la iniciativa partió de un grupo de artistas y que él se sumó. El circo llegó a la ciudad en marzo y ofreció su última función el 23 de abril pasado.

Aunque esperaba quedarse ofreciendo funciones durante un par de meses, las nuevas medidas anunciadas por la provincia ponen en duda su estadía.

Un circo quedó varado por la pandemia y ahora usarán su carpa como centro de testeos de coronavirus

El lugar podría convertirse en uno de los centros de testeos más grandes del país. Personal del Ministerio ya trabaja en el lugar haciendo algunas pruebas y entre el jueves y el viernes podría definirse la estrategia para que la semana próxima comience a funcionar a pleno.

“No trabajamos de esto, trabajamos de artistas. Esto es una donación”, afirmó Lanza para descartar que ceda la carpa para compensar las pérdidas que le significa la imposibilidad de realizar shows.

“Estamos impotentes porque en Rosario lo único que está cerrado es el circo, los teatros, los cines y poco más. El resto, con restricciones horarias, funciona normalmente. Nosotros podríamos trabajar y no lo estamos consiguiendo. Claro que nosotros somos un hilo muy delgado y no tenemos voz para que se nos escuche”, lamentó el titular del circo.

El empresario confirmó además que la carpa se quedará el tiempo que la situación sanitaria lo requiera. “La carpa y nosotros vamos a estar acá firmes”, aseguró.

Fuente: Clarín

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!