AUSTRALIA (ADNSUR)- El científico Perran Ross, de la Universidad de Melbourne, explicó su investigación sobre el dengue, el zika, la chikungunya y la fiebre amarilla, y afirmó que se deja picar por miles de mosquitos.

Los investigadores descubrieron que, al infectar a los mosquitos con una bacteria -"Wolbachia"-, se inhibe la capacidad de los insectos para transmitir este tipo de enfermedades.

Perran Ross on Twitter

"Colocamos los huevos de mosquito en un portaobjetos de vidrio, y luego usamos el micromanipulador para punzar el huevo con una aguja muy fina. Después aspiramos las células que contienen la 'Wolbachia' de un huevo, y lo inyectamos en otro. Si tienes suerte, entonces sobrevivirá y se transmitirá a la siguiente generación", declaró Ross.

Un científico se deja picar por miles de mosquitos para combatir al dengue

El científico, que publica regularmente fotos y videos de sus trabajos en el laboratorio, en 2017 compartió un video en cámara rápida para mostrar el proceso en el que ofrece un brazo para alimentar a miles de mosquitos. Y, en un tuit que se volvió viral en mayo, contó que había perdido 16 mililitros de sangre debido a las picaduras. "A veces puede doler un poco si se ponen justo en algún punto, pero sobre todo es una ligera irritación. Más tarde me pica mucho. Tan pronto como saco el brazo, tengo que resistir el impulso de rascarme", dio.

Los mosquitos infectados con la bacteria "Wolbachia" son liberados en la naturaleza con el objetivo de bloquear naturalmente la transmisión del virus del dengue. El microorganismo es inofensivo para los humanos y ya se han observado varios casos exitosos de erradicación de la enfermedad en varias partes del mundo, según indicó RT.

Al respecto, Ross comentó que en lugares como Malasia se está empleado este método. "Han liberado mosquitos en Kuala Lumpur; el dengue es endémico allí. Lo han reducido entre un 40 % y un 60 %. Eso es bastante sustancial", agregó el científico.