La Fundación Bomberos Voluntarios de la Argentina organizó un concurso de "Historias de Bomberos".  Daniel Deve, un bombero de Puerto Madryn decidió contar un incendio que lo marcó toda la vida, cuando rescató a dos pequeños niños hace casi 26 años y con quien busca hoy reencontrarse.

Deve recordó para el concurso aquella historia que lo marcó dentro de su vocación: “Esto es algo que me pasó en una intervención de un incendio al que acudimos el 15 de septiembre de 1995 con el Móvil 1", comenzó contando.

"Fue una intervención relativamente chica, no era un incendio generalizado sino un principio de incendio. Había empezado a salir humo por el costado de una ventana. Entramos y nos encontramos con dos menores, de tres y cinco años en estado de inconsciencia, sin signos vitales".

"Los sacamos al exterior y los pudimos reanimar con respiraciones e insuflaciones y salieron adelante, se recuperaron. Habíamos podido devolverles la vida a estos dos niños”, relató.

“En aquella época no había ambulancia. Se trasladó a los nenes en un patrullero. Yo perdí el contacto con los chicos, después de la intervención obviamente hubo unos contactos con los familiares, pero ya después de muchos años no tengo idea dónde están. Para nosotros fue una emergencia muy importante porque después de haber pasado el 21 de enero del año anterior, de haber perdido a nuestros 25 compañeros, tuvimos la alegría de haber podido rescatar a estos dos chicos”.

Daniel junto a sus compañeros auxiliando a los niños que hoy busca. Foto: Asociación de Bomberos
Daniel junto a sus compañeros auxiliando a los niños que hoy busca. Foto: Asociación de Bomberos

Y afirmó que “Después de que nos bajara la adrenalina nos emocionó mucho darnos cuenta del trabajo que habíamos hecho. Yo era papá de dos hijitas. Los tres nos abrazamos. Nos dimos cuenta que, después de tantos años de entrenamiento, habíamos cumplido la misión de todo bombero en su vida profesional. Pudimos concretar nuestro sueño de hacer un rescate. Y gracias a Dios salió todo bien. Siento que es importante tanto para mí, como para compañeros que ya no están en el cuartel. Y también siento que sirve contar esta historia para las nuevas generaciones”.