María Elena Guerrero tenía solo 15 años cuando el 11 de diciembre de 1968, el temporal de viento más intenso de la historia de Comodoro Rivadavia, azotó a la ciudad. La joven vio con sus propios ojos como el viento le voló su casa en la calle Granaderos del barrio San Martín, y el desamparo fue total. No solo se quedó sin vivienda, sino que también tenía que velar por sus hermanos de 12 y 4 años, con quienes tuvo que afrontar la vida desde chica.

María y sus hermanos fueron una de las tantas familias que en ese triste diciembre fueron víctimas del temporal de viento, aquel que muchos recordaron el último fin de semana, cuando volaron techos, árboles y hubo un masivo corte de energía que también afectó el suministro de agua potable, sin olvidar las complicaciones en materia de comunicación que acarreó en pleno siglo XXI.

Foto: Edición impresa El Patagónico.
Foto: Edición impresa El Patagónico.

Pasaron 53 años de aquel día que marcó en la ciudad y muchos lo recuerdan, sino basta con leer alguno de los comentarios de los lectores de ADNSUR, quienes en la crónica “Un avión arrastrado, vuelcos y techos volando: el recuerdo del temporal más grande que sufrió Comodoro”, recordaron lo que vivieron ese día. 

Liseta Martins, por ejemplo, recordó que ese miércoles tuvo que quedarse en la escuela producto del viento. “Yo rendía últimos cuatrimestres Colegio M. Auxiliadora, fueron ráfagas de más de 200 Km, quede todo el día en el Colegio, regrese a mi casa a las 21 hs en autovía los micros no circulaban”.

Nancy Bórquez, por su parte, contó lo mal que lo pasó junto a sus hermanos. “Mis viejos se habían ido a trabajar a las 8 y yo mis hermanos quedamos solos. Mi hermano mayor nos protegió, nos abrazamos los cinco en un rincón de la casa, mi casa que era de chapa pero se la bancó bastante bien”.

Diferente fue la situación de Sergio Mariman, quien se quedó sin casa, tal como contó. “Lo recuerdo como si fuera hoy, nos quedamos sin el pobre rancho que teníamos en la avenida Kennedy, por aquel entonces sólo 4 casas había en esa avenida, nos quedamos con lo puesto, el viento se llevó todo lo poco que teníamos”.

MÁS DE 80 AFECTADOS

Según un relevamiento realizado en ese momento por la Junta de Juventud de Comodoro Rivadavia, cerca de 80 familias fueron afectadas por el temporal de viento, incluida la de María Guerrero y Sergio Mariman. 

El trabajo asegura que muchos de esos vecinos "carecían de medios económicos para reparar su vivienda, y producto de las consecuencias del viento estaban “prácticamente viviendo a la intemperie o totalmente hacinados en cuartos prestados por vecinos o parientes”.

El informe fue publicado por diario El Patagónico y detalló por barrio los nombres y la nacionalidad de los damnificados. Eran de los barrios Pietrobelli, San Martín, 12 de Octubre, La Floresta, Rincón del Diablo, 13 de diciembre, Astra, Stella Maris, José Fuchs y Prospero Palazzo, y fueron divididos entre argentinos y chilenos, algo que habla a las claras del proceso migratorio que vivía por entonces la ciudad. 

Sin embargo, hubo más víctimas del temporal, en virtud que el mismo diario, en sus próximas ediciones cuenta lo que sucedió en barrio Azcuénaga, SUPEH, donde se volaron varias casas del Plan Hornero, allí donde vivía Miguel De Vicenzo, un vecino del lugar que  estaba instalando cañerías de agua cuando el viento le voló la casa, tal como contó. 

“Estaba instalando las cañerías cuando de repente sentí un gran ruido, salí corriendo, y no sé cómo me salvé, por poco la casa me aplasta, como consecuencia de los fragmentos que saltaron me lesione en las piernas”.

Tanto De Vicenzo como Justo Cuevas, eran ex agentes de YPF jubilados, y en el caso de Cuevas estaba ciego. 

Los vecinos aseguraron que la destrucción de las casas se produjo por la precariedad de las viviendas, tal como también dijo Hugo Núñez, miembro de la Comisión de Viviendas.

De Vicenzo fue uno de los vecinos afectados del barrio Azcuénaga.
De Vicenzo fue uno de los vecinos afectados del barrio Azcuénaga.

Para algunos la destrucción de casas fueron solo daños materiales. Sin embargo, para ellos significó mucho más que eso, ya que el esfuerzo de toda una vida quedó hecho trizas . Es que el viento ese día sopló más fuerte que nunca y ocasionó diversos destrozos y accidentes.

Por ejemplo, alrededor de las 12:30, sobre la Ruta Nacional N° 3, camino al barrio General Mosconi, en la zona conocida como El Infiernillo, un colectivo y un camión volcaron producto del ventarrón. Mientras que un Citroën cayó a un zanjón y una camioneta y un camión quedaron contra la baranda del puente del sector, y tuvo que interrumpirse el tránsito en la zona, algo que no todos lo respetaron.

En la Base Aérea de Próspero Palazzo, en tanto, volaron techos de los sectores de Transporte, Carpintería y el Depósito Contra Incendios. Y un avión DC - 3 de Lade que había arribado a la ciudad un día antes y estaba estacionado en la pista, fue arrastrado por el viento y terminó contra un cerco de la guarnición, donde fue sujetado con camiones.

Un barrio "arrasado" y una chica huérfana sin casa: el caos que provocó la tormenta de viento mas intensa que tuvo Comodoro en su historia

Por supuesto, como el último domingo, el viento voló techos, árboles y produjo inconvenientes en la Planta Transmisora de Correos y Telecomunicaciones. Además, destruyó parcialmente el techo de la Usina y derribó una torre metálica de 30 metros de altura, correspondiente al sistema de antenas.

Las crónicas de la época indican que el viento comenzó a soplar alrededor de las 7:00 de la mañana, pero entre las 10:00 y la 14:00 tuvo su intensidad máxima, que alcanzó los 268 kilómetros por hora. A esa hora se suspendieron los servicios de remises, taxis y colectivos, se interrumpió el tránsito aéreo y el comercio quedó suspendido a 0.

La ciudad, prácticamente de tierra, estaba cubierta por una nube de polvo, y el 40% de la población se quedó sin electricidad, según indicó un comunicado de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, Usina Eléctrica.

Un barrio "arrasado" y una chica huérfana sin casa: el caos que provocó la tormenta de viento mas intensa que tuvo Comodoro en su historia

El viento fue fuerte, y la vida era tan distinta por entonces, que incluso hubo personas heridas, algo que no sucedió en esta oportunidad. Todas fueron derivadas al Hospital Regional, que otra vez cumplió un rol fundamental ante la emergencia, tal como sucedió con la catástrofe de 2017 o la misma pandemia, pero esa es otra historia. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!