CAPITAL FEDERAL  - La investigación del equipo científico de EE.UU. que diseñó un anticuerpo clave para prevenir y tratar el coronavirus se basa en la hipótesis de que la "memoria" del sistema inmunológico de una persona (que ya superó algún otro tipo de infección por Covid-19) podría utilizarse para crear fármacos eficaces para combatir la actual pandemia. Esto podría extrapolarse también a otras enfermedades respiratorias causadas por virus similares.

El equipo de especialistas estadounidenses, liderado por C. Garrett Rappazzo, investigador de la compañía farmacéutica estadounidense Adimab, extrajo anticuerpos "con una potencia relativamente modesta" de las células B de memoria de una persona que en 2003 sufrió una infección por el coronavirus SARS-CoV-1. Luego los unieron entre sí, mejorando su capacidad para responder al virus, difunde RT.

Las pruebas en ratones realizadas arrojaron datos sobre la capacidad neutralizante de los anticuerpos modificados contra varios coronavirus asociados con el síndrome respiratorio agudo severo (sarbecovirus). Uno de ellos, bautizado ADG-2, se mostró particularmente efectivo y fue elegido como "candidato terapéutico líder" por lograr una "alta potencia de neutralización" de los virus.

En la publicación del estudio que realizó la revista científica Science, se indica que  "proporcionó protección completa contra la carga respiratoria, la replicación viral en los pulmones y la patología pulmonar".

Los autores del estudio califican al ADG-2 como "el talón de Aquiles" de los sarbecovirus. Además, estás convencidos e ilusionados de que se trata de "un objetivo atractivo" para el desarrollo de vacunas contra diferentes tipos de SARS

Fuente: RT Actualidad / Clarín