COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En tiempos de flexibilización, reuniones familiares y encuentro con amigos, es importante recordar que el coronavirus todavía no se fue, está entre nosotros y sigue cobrándose víctimas. Esta última semana, fueron 15 los muertos por Covid - 19 en Comodoro Rivadavia.

Mientras tanto, quienes padecieron la enfermedad, en mayor o menor medida, se recuperan de las secuelas que sufrieron, principalmente aquellas personas que estuvieron internadas en terapia intensiva durante varias semanas.

José Rubén Leiva, Juan Cedrón y Pablo de la Fuente son tres de estos sobrevivientes. No viven en Buenos Aires, ni en Italia, ni en Brasil, son vecinos de Comodoro, en el caso de José y Juan, y de Sarmiento, donde reside Pablo.

 

José tiene 52 años, sufrió coronavirus y aún se recupera de las secuelas que el virus le provocó.
José tiene 52 años, sufrió coronavirus y aún se recupera de las secuelas que el virus le provocó.

 

LA HISTORIA DE JOSÉ

José tiene 52 años, se dedica a arreglar aires acondicionados y estuvo durante 21 “entubado” en terapia intensiva. Cree que se contagió en la camioneta de trabajo, ya que uno de sus compañeros dio positivo de Covid - 19. “Aparentemente le dio positivo a uno de mis compañeros y yo me contagie en la trafic. A los tres o cuatro días que me avisaron que había dado él positivo me fui a hacer un test rápido, me dio negativo, pero cuatro días después empecé con tos, dolor de cuerpo y a la noche ya me faltaba el aire, así que mi señora llamó a la ambulancia y me vinieron a ver”.

José cuenta, en un video que fue publicado por el Área Programática Sur, que lo subieron a la ambulancia y desde entonces no recuerda nada más. Fueron 21 días en terapia intensiva que sufrieron sus familiares. “Yo no sufrí, no sentí nada. Yo estuve inconsciente 21 días entubado, pero la familia quedó bastante afectada, muy afectada”, reconoce. “Después cuando salí, ví los mensajitos, los partes que no eran alentadores pero pude salir”, dice con emoción.

Producto del coronavirus a José le quedaron secuelas en un brazo. De a poquito está recuperando la movilidad y también mejorando de las escaras que le quedaron en el cuerpo por su prolongada internación. 

“Los estudios que me hicieron pos Covid en el tema respiratorio salieron bastante bien, me queda el tema del brazo, espero no tener secuelas, y las escaras me dijeron dos o tres meses para recuperarme. En todo esto el apoyo de la familia es fundamental, porque salís del sanatorio y es como que empezás de vuelta. Yo salí sin masa muscular, no me podía sostener parado y fue como empezar a hacer todo de vuelta; pero tengo una señora de fierro, y mis hijos y mi familia”, dice con entereza. 

 

El lado más duro del coronavirus. Juan Cedrón perdió a tres integrantes de su familia y vivió en primera persona la enfermedad.
El lado más duro del coronavirus. Juan Cedrón perdió a tres integrantes de su familia y vivió en primera persona la enfermedad.

 

LA PÉRDIDA DE JUAN

Juan Cedrón es conocido en Comodoro Rivadavia por su fanatismo por Boca Juniors y Jorge Newbery. Integra la peña del xeneize y viene de una conocida familia de la ciudad. Su padre, Nicolás (79) fue presidente del Centro Belenista de Comodoro y su hermana Luisa (50) era inspectora de tránsito e hincha de Jorge Newbery, donde participaba de diferentes actividades solidarias. Ambos murieron por coronavirus, al igual que Graciela (47), otra de sus hermanas. Todos en menos de 10 días, una pesadilla.

Juan también estuvo afectado por el Covid, y a más de un mes y medio que fue dado de alta continúa con su recuperación y todos los días asiste a kinesiología, donde conoció a José.

“Todavía sigo con la recuperación, todos los días, el tema de kinesiología, mucho insomnio, mucho dolor de cuerpo, te cuesta levantarte. Físicamente, psicológicamente, trae mucho daño esta enfermedad”, admite.

“Yo estuve 17 días en coma y 8 en sala. Estuve 45 días internado y la verdad es muy doloroso el tema del Covid. Nos veníamos cuidando, pero pensábamos que nunca nos iba a llegar y nos llevó a la pérdida de la familia. Cuando desperté me enteré que habían fallecido mis dos hermanas, así que es muy duro, igual que la recuperación. Nos costó demasiado y todavía sigo”, dice con fortaleza. Aunque Juan sabe que aún le quedan tres o cuatro meses de recuperación, un proceso largo que no le desea a nadie. 

A pesar de su corta edad y de no tener enfermedades previas, Pablo la pasó muy mal con el coronavirus y tuvo una prolongada internación.
A pesar de su corta edad y de no tener enfermedades previas, Pablo la pasó muy mal con el coronavirus y tuvo una prolongada internación.

CASI 50 DÍAS INTERNADO

En su caso Pablo de la Fuente es de Sarmiento, pero estuvo internado en Comodoro Rivadavia. El 31 de julio ingresó al hospital de esa localidad por un principio de neumonía y por protocolo le realizaron un hisopado para determinar si tenía coronavirus. 

Su cuadro era delicado. Por esa razón, al otro día fue trasladado a Comodoro Rivadavia y quedó internado en terapia intensiva. Fueron un total de 42 días en ese servicio, 25 de ellos en coma farmacológico. 

Su cuadro fue complejo a pesar de no tener enfermedades preexistentes ni pertenecer a grupo de riesgos. Pablo estuvo conectado a un respirador para poder vivir, y la pueda contar.

Una vez que fue dado de alta y ya en su hogar, dialogó con ADNSUR y contó cómo vivió la enfermedad. “Yo me enteré de que estuve dormido cuando me desperté. Una vez despierto no podía hablar porque me habían practicado una traqueotomía; era muy desesperante. De a ratos te de dan ganas de bajar los brazos, porque era muy desesperante: no podés hablar, no podés comer, no podés respirar,  tenés una sensación de impotencia y en un punto decís 'bueno ya está, que se termine todo'... pero algo adentro me decía que no", admitió en ese momento.

En su caso el virus no le dejó “secuelas neurológicas", pero hizo que desarrollara diabetes, y tanto tiempo internado e inmóvil afectó su motricidad. Fue como comenzar de 0, dice, pero por suerte pudo vivir para contarlo, algo que no todos pueden hacer.