CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El conflicto entre el Gobierno Porteño y Nación se mantiene por estas horas por las clases presenciales. Es que si bien las restricciones suspendían las clases presenciales en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires, el gobierno porteño apeló la medida en la justicia y las clases siguen siendo presenciales en Capital.

Este jueves, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se reunió con las cámaras que representan a los colegios privados para pedir que se garanticen las clases virtuales.

Tras el encuentro, los referentes de los colegios privados confirmaron que seguirán con sus puertas abiertas. Sostuvieron  que no fueron ni son presionados para mantener abiertas las escuelas y que se debe ser “muy responsables” para llevar adelante esta modalidad.

En este marco, recordaron que “hay evidencia empírica de que la escuela es un lugar seguro”, según datos oficiales, y que en eso “no hay diferencias entre Ciudad y Nación”.

Asimismo, plantearon que “menos del 2% de los docentes y menos del 1% de los alumnos se contagiaron” y que las estadísticas de Capital Federal “van en el mismo sentido”, según publica TN.

Las clases presenciales en colegios porteños continuarán pese a las restricciones. Foto: archivo
Las clases presenciales en colegios porteños continuarán pese a las restricciones. Foto: archivo

Y resaltaron que "el lugar más seguro donde pueden estar los chicos es en las escuelas”  porque tienen “protocolos estrictos y efectivos” para reducir la posibilidad de transmisión de la enfermedad en los establecimientos.

TROTTA

En su cuenta de Twitter, el ministro de Educación contó: "Recibí a docentes del sector privado de todas las modalidades y niveles, y representantes de @sadopcapital  para escuchar sus preocupaciones respecto al incumplimiento del DNU por parte de las autoridades de CABA ante la creciente complejidad de la situación epidemiológica". 

Tweet de Nicolás Trotta

Y agregó: "Nos solicitaron mediar para que no se tomen medidas compulsivas y punitivas ante la decisión de un docente de no asistir a la presencialidad por necesidad y su voluntad de cumplir con el dictado de clases a distancia o virtuales según lo establece el DNU vigente".