EL BOLSÓN (ADNSUR) - Diego Bondarkzuck es colaborador de Radio Nacional de El Bolsón y productor cervecero. Este miércoles brindó su testimonio luego de perder todo en medio de los incendios que afectan a toda la comarca. El crudo y duro relato. 

"Uno no está preparado para este tipo de situaciones. Uno puede estar preparando para perder un familiar o un ser querido, pero estar listo para ver por el espejo retrovisor cómo el fuego se te lleva todo es algo muy difícil", comenzó a relatar Diego. 

Y agregó: "Es difícil escuchar a tu hija que te dice que no agarró su computadora para poder seguir con sus clases virtuales, o mi otra hija que se olvidó sus muñecos; mi esposa que se lamentaba de no haber podido agarrar la plata que tenía en el tarrito, el álbum de fotos de nuestro casamiento". 

Diego Bondarkzuck, colaborador de Radio Nacional El Bolsón, perdió todo en medio de los incendios. "Fue devastador”, dijo.

"Es muy lamentable todo; uno no está preparado para este tipo de situaciones. Pudimos lograr salir sanos, ilesos. Estamos bien. Ahora estamos durmiendo en la casa de una amiga de mi esposa. Cocimos unos colchones", contó.

Entre lágrimas y mucha nostalgia, manifestó: "Es un día muy triste porque muchas veces escuchamos hechos similares y colaboramos pero vivirlo en carne propia es muy duro. Me toca estar lo más entero posible por mi familia y tratar de renacer entre las cenizas".  Y agregó que: "Estoy con un par de zapatillas, un short, huelo a humo. Ahora tendría que ir a comprar un toallón y algo de cosas para que mi familia se pueda asear. Algo básico. Anoche volví a eso de las 3 de la mañana cuando me enteré que se largó a llover", dijo. 

Además aseguró que perdió todo: "Quedó la pura ceniza. La estructura de ladrillos y las chapas caídas. Estaba todo evaporado, hecho ceniza. La heladera estaba hecha ceniza, las motos que tenemos estaban retorcidas. Lo único que zafó son un par de ollas de acero inoxidable que uso para hacer las cervezas". 

Diego además de ser productor cervecero también tiene un local gastronómico y trabaja para una empresa de tecnologías. "Desde el trabajo me dijeron que no me preocupe y que me podían enviar recursos. Gracias a Dios estamos recibiendo mucha ayuda, pero todavía no sabemos ni cómo empezar".