COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  Las que iban a ser unas vacaciones de ensueño terminaron en casi una pesadilla para tres jóvenes de Comodoro que fueron a vacacionar a Cancún, México, y quedaron varados ante el cierre de fronteras por el coronavirus.

Alberto Tureuna (33), Ariel Miranda (42) y Melisa Cerdá, este jueves tenían que estar en Comodoro Rivadavia. Sin embargo, todavía están en Cancún y a ciencia cierta no saben cuándo podrán volver a sus hogares.

Según contó Alberto a ADNSUR, ellos viajaron el 11 de marzo, cuando la pandemia del coronavirus aún no llegaba a Sudamérica con fuerza. Se alojaron en un hotel all inclusive y de alguna forma se olvidaron del mundo. Sin embargo, en los últimos días comenzaron a recibir mensajes de compañeros de trabajo, quienes le advirtieron lo que estaba sucediendo en Argentina.

“Hasta el 17 estaba todo normal, habíamos chequeado el chekking y estaba todo bien, no había ningún problema. Acá funciona todo, todo está abierto: los boliches, los comercios, todo normal, pero como se comunicaron familiares nos acercamos a la aerolínea y nos enteramos que nos habían suspendido los vuelos. También nos enviaron un email”, explicó.

Alberto asegura que la empresa les dijo que les iba a realizar una reserva con Aerolíneas Argentinas, pero no se cumplió y luego les reprogramaron el vuelo para el 2 de abril por Aeroméxico, aunque no creen que eso sea posible.

“Aeroméxico no está volando hacia Argentina y no va a volar porque antes de las restricciones no lo hacía y solo por una cuestión comercial de que van a volver vacíos. Me lo reconoció un encargado de Aeroméxico que no tienen la certeza de volar el 2 de abril”, indicó.

Como Alberto hay otros cientos de argentinos varados. Como pueden se están organizando a través de las redes sociales y WhatsApp para tener respuestas de la empresa o del Consulado argentino. También hay turistas peruanos y de otros países.  

“En el Consulado están viendo que pueden llegar a hacer, tratar de conseguirnos hoteles con algún descuento y ver si pueden reprogramarnos, pero la verdad no hay nada. Es más nos recomendaron que nos fuéramos de ahí porque era una aglomeración de personas”, explicó Alberto.

A los jóvenes lo que más le preocupa es como volverán al país pero también cuándo, y los gastos que esto conlleva en un lugar donde la relación cambiaría no ayuda. “El gasto es grandísimo, no se cuanto lo vamos a poder sostener. Las distancias entre Cancún y el Consulado son largas y estamos buscando un hotel barato. Estamos viendo si pagamos con tarjeta o pedimos plata a familiares, tratando de buscarle una solución provisoria, pero va a llegar un momento en que no vamos a tener más dinero”, admitió.

El joven dice que no tiene problema en quedarse a dormir en el aeropuerto. Sin embargo, no es la mejor opción teniendo en cuenta que miles de personas están en la misma situación y que en el país ya hay 118 casos confirmados de coronavirus.

A la distancia, Alberto no puede creer que las vacaciones que siempre deseó terminaron de esta manera. “En la cabeza de nadie estaba previsto que iba a suceder algo así. Lo peor es que se sigue sumando gente todos los días. ‘Yo vuelo mañana’, ‘yo vuelo pasado mañana’, te dicen. No quiero dar una cifra exacta pero pueden ser que acá hay 500 personas, fácil. Nosotros lo único que queremos es volver, y cuanto antes porque tenemos miedo de que nos terminen cancelando el vuelo hasta mayo”, sentenció, esperando tener respuestas de las autoridades argentinas.