Desde el Sindicato de Trabajadoras de Casas Particulares (Sitracap), Eliana Muñoz, contó a ADNSUR la grave situación que vivieron tres afiliadas del gremio que se vieron obligadas a ir a trabajar a la casa de sus empleadores pese a que ellos habían contraído covid-19.

La referente indicó que el 2020 sin dudas fue un año más que complejo para las empleadas de casas particulares por la pandemia de coronavirus, a partir de situaciones de despido, la caída de sueldos, y aislamientos obligatorios. Sin embargo, Eliana contó una situación que vivieron tres empleadas domésticas que fueron obligadas a ir a trabajar.

"Hubo tres trabajadoras que me llamaron a mí para decirme que tenían que ir a trabajar estando sus empleadores afectados al virus. Es algo muy delicado" , dijo a ADNSUR tras relatar que pese a que se le dio asesoramiento legal ellas decidieron ir a trabajar por miedo a quedarse sin su fuente de ingresos.

"Esto no debería haber ocurrido. Pero la trabajadora no quiso hacer nada legal por miedo a perder el trabajo", reconoció sobre ese difícil momento.

En este marco, relató que "hay una que se tuvo que quedar un mes adentro de la casa (de sus empleadores). Ella cuidaba a un abuelo, y las otras dos hacían su vida normal. Yo en su momento les dije que si sabía que seguían trabajando, las iba a denunciar, pero no lo hice porque ahí uno ve a lo que uno tiene que llegar por conservar el trabajo".

"En la actualidad, continúan trabajando. Tuvieron mucha suerte de no expandir tanto el virus porque lo que hicieron no correspondía. Una situación gravísima", sostuvo Muñoz.

Finalmente, señaló que muchas trabajadoras han sido incorporadas en el plan de vacunación nacional contra el covid por cuidar personas mayores o por ser personas  mayores de edad. "Vamos super bien", dijo tras señalar que hay unas 100 vacunadas.