CAPITAL FEDERAL - La triste historia que se hizo viral en medio de la pandemia la protagonizó un joven cisjordano, quien se subió a la terraza del hospital donde estaba internada su mamá para poder verla horas antes de que muera por coronavirus. 

De acuerdo a lo que publicó el sitio Al Nas, Jihad Al-Suwaiti, de 30 años, no podía ver a su mamá, de 73, debido a que estaba internada en la terapia intensiva del Hospital Estatal de Hebrón, de la ciudad de Beit Awa, Cisjordania.

Así fue que, al enterarse de su estado irreversible, se subió a la ventana del centro de salud, desde donde pudo observarla.

"Me senté impotente detrás de la ventana exterior de la sala de cuidados intensivos, observando sus últimos momentos. Estaba desesperanzado", contó el joven, según publicó el periódico Arabic Post.

Según publicó TN este sábado, la noticia se viralizó luego de que el diplomático y representante ante las Naciones Unidas, Mohamad Safa, compartió¡era la historia en su cuenta de Twitter. "El joven fue a ver todos los días desde la ventana de terapia a su madre", comentó.

Mohamad Safa on Twitter

Rasmi Suwaiti estaba enferma de leucemia cuando descubrieron que tenía coronavirus. Estuvo internada cinco días recibiendo el tratamiento para paliar los problemas respiratorias que le generó el COVID-19, pero su cuadro de salud empeoró y murió.

Por los protocolos que se siguen por recomendación de la Organización Mundial de la Salud, los pacientes contagiados que son internados, tanto en las terapias como en las habitaciones comunes, deben estar aislados y no pueden recibir las visitas de los familiares.