CAPITAL FEDERAL - El ente regulador reaseguró que los beneficios superan cualquier posible riesgo y "que no hay evidencia" al momento de que el inoculante esté asociado con los problemas de coagulación sufridos por un pequeño número de personas en el continente.

La lista de países que habían frenado el uso había llegado ya a 15, entre ellos Francia, Alemania, Italia y España, asustados por reacciones como la dificultad de coagular o la formación de coágulos sanguíneaos.

"El comité llegó a una conclusión científica clara: se trata de una vacuna segura y eficaz", manifestó la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, que aclaró que aún así seguirán investigando la situación.

El pronunciamiento de la EMA era muy esperado por la Unión Europea (UE), que, en plena penuria de vacunas, cuenta con los millones de dosis de la firma sueco-británica para poder seguir adelante con su proceso de inmunización.

Casi de inmediato, varios países anunciaron que retomaban la campaña e incluso algunos líderes, como los primeros ministros de Francia, Jean Castex; y el Reino Unido, Boris Johnson; adelantaron que pondrían el brazo para la vacuna desarrollada por el laboratorio sueco-británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Fuente: Télam