En un contexto de constante incertidumbre por la campaña de vacunación en el mundo Israel, una de las naciones más avanzadas en cuanto a inoculación de su población, anunció este domingo que el uso de mascarilla dejará de ser obligatorio en espacios cerrados.

La medida comenzará a regir a partir del próximo 15 de junio, en medio del avance de una campaña de inmunización que ya llegó a los menores de entre 12 y 16 años, y que tuvo como resultado que el país sólo registrara cuatro casos positivos en las últimas 24 horas.

Cabe destacar que el pasado martes ya se había suprimido la solicitud de “pasaporte vacunal”, el cual era necesario para ir a restaurantes u hoteles; y los límites de asistencia para establecimientos abiertos al público.

Sin embargo, solo las escuelas quedarán excluidas de la flexibilización de las limitaciones, y hasta que finalice la vacunación en menores seguirá siendo obligatorio el uso de mascarillas durante las lecciones.

De los 9,3 millones de habitantes de Israel, más de cinco, es decir, el 55% del total, ya recibió las dos dosis de vacuna en una campaña que redujo el número de nuevos casos diarios de 8.600 en el pico de la crisis sanitaria a solo cuatro el sábado.