Cristina Fernádnez de Kirchner recibió el alta médica este sábado por la mañana, apenas días después de haber sido operada, y se retiró del Sanatorio Otamendi.

Poco más de una hora después, publicó un mensaje a través de su cuenta oficial en Twitter.

“Quiero agradecer a todo el cuerpo médico, enfermeras, enfermeros y a todo el personal auxiliar del sanatorio Otamendi, que nos atendieron con tanto profesionalismo y afecto”, señaló la ex mandataria y actual vicepresidenta de la Nación. “¡Muchas gracias!”, completó.

Tweet de Cristina Kirchner

Desde Azcuénaga 870 y alrededor de las 10.30 de este sábado se produjo la salida de la comitiva oficial, con CFK en uno de los vehículos oficiales. Allí, en la mañana del último jueves, la ex Presidenta fue sometida a una histerectomía completa.

En un segundo posteo, en el que adjuntó la foto de una escarapela, Cristina Kirchner agregó con tono emotivo: “Esta escarapela divina la tejió para mí Norita, que siempre me cuidó con mucho cariño. Gracias también a ella”.

La ex jefa de Estado fue sometida a un “procedimiento ginecológico quirúrgico programado” y ahora afronta la etapa de la recuperación. En la noche del jueves, el Otamendi ya había precisado que la evolución de la paciente era “favorable” y que el pólipo que le extrajeron resultó ser benigno. La cirugía estuvo a cargo de los doctores Javier Ortiz, del staff del Hospital de Clínicas; y Fernando Gorosito, del Otamendi.

Todo indica que Cristina Kirchner no participará de manera activa del tramo final de la campaña electoral. Durante los últimos días permaneció en la habitación 410 y ahora continuará con la recuperación en su domicilio. No obstante, el Frente de Todos aplazó el cierre de campaña que iba a realizarse este sábado para el próximo jueves con la esperanza de contar con la presencia de la vicepresidenta.

La historia clínica de Cristina Kirchner incluye otras dos intervenciones quirúrgicas que ocurrieron cuando ejercía la presidencia de la Nación. En enero de 2012, en el Hospital Austral de Pilar, se le extirpó la glándula tiroidea ante la sospecha de que se trataba de un carcinoma papilar, pero también en este caso resultó ser benigno.

En 2013, en medio de la campaña por las elecciones legislativas, fue sometida a otro procedimiento: en el Hospital Favaloro la operaron por un hematoma subdural crónico, lesión que le descubrieron luego de que sufriera un golpe en la cabeza tras una caída.

“La histerectomía se realiza ante varias situaciones, pero después de la menopausia las causas de esta intervención se reducen mucho y la más frecuente por la que se indica es algún tipo de lesión premaligna o maligna del endometrio. Después de la menopausia, la forma en que se realice depende de muchos factores que se toman en cuenta para elegir la vía que se va a utilizar. La laparoscopía aporta menos trauma en la pared del abdomen y la recuperación suele ser más rápida. El posoperatorio, si no hubo complicaciones, tiene que transcurrir muy amablemente y en 24/48 horas la paciente podría irse de alta caminando. Después, la indicación es reposo, que no necesariamente es sinónimo de cama”, explicó el doctor Rodolfo Righetti, médico ginecólogo coordinador de Ginecología de Swiss Medical (MN 66415).

Fuente: Infobae

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!