REINO UNIDO (ADNSUR) - Luego de que se presentaran varias denuncias en relación a posibles efectos adversos de la vacuna Oxford-AstraZeneca en adultos, la multilaureada universidad británica decidió suspender momentáneamente los ensayos en niños y adolescentes.

El ensayo había comenzado a mediados de febrero, con una población objetivo de aproximadamente 200 jóvenes de entre 6 y 17 años, y si bien no han surgido inconvenientes ante este nuevo estudio, los reclamos por la aparición de coágulos en algunos adultos vacunados en Europa instaron a la organización a poner pausa en los testeos.

“Oxford está esperando más información del organismo de control de medicamentos del Reino Unido, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios, antes de administrar más vacunas a niños o adolescentes en el ensayo pediátrico”, aseguró al respecto el portavoz de Oxford.

No es la primera vez que el dúo sufre un revés relacionado a su compuesto que busca combatir el virus originado hace más de un año en Wuhan, dado que desde la presentación en sociedad de su vacuna, varios han sido los cuestionamientos respecto a la eficacia y posibles efectos secundarios.

Si bien la inoculación con Oxford-AstraZeneca ya ha sido aprobada en más de 70 países, desde el laboratorio comunicaron el mes pasado que planean solicitar al gobierno de Estados Unidos a mediados de abril que autorice el uso de la vacuna allí.