Una mujer bonaerense atraviesa un duro momento en su vida y necesita juntar $91.700 para poder comprar un casco ortopédico que proteja su cerebro luego de haber sido operada tras caer en coma.

Carina Matías, oriunda de José Mármol, comenzó con un dolor agudo de muelas que los médicos adjudicaron a una meningitis. Sin embargo, se trataba de una infección en una muela de juicio que se había expandido al cráneo provocando así un absceso cerebral. 

“Una noche me acosté a dormir y al otro día mi hermana me fue a despertar pero se encontró con que yo estaba en estado de coma. Mi mamá llamó una ambulancia y me llevaron hasta el Hospital Oñativia de Rafael Calzada para luego trasladarme al Fiorito de Avellaneda y hacerme una neurocirugía”, recuerda.

En el centro de salud fue operada y se mantuvo internada durante 40 días, tiempo en el que intentó conseguir una prótesis para cubrir la parte del cerebro que le habían extirpado.

“Busqué acceder por medio del gobierno, que en ese momento estaba Nestor Kirchner, y no me la consiguieron. Necesitaba 25 tornillos y 10 plaquetas. Luché 4 años y nunca tuve respuesta y una asistente social”, aseguró.

En ese sentido, explicó que "milagrosamente" se topó con el doctor Héctor Lanza, del Hospital Gandulfo e impulsor del Plan Cirugías Patria Solidaria, quien en 2009 le consiguió la prótesis que necesitaba.

“En plena pandemia empecé a buscar donde me podían atender. Fui al Gandulfo y los neurocirujanos me atendieron, pero me dijeron que tenía que ir al hospital donde me habían colocado la prótesis, el Eva Perón, de San Martín”, explica Carina en relación a la aparición de un líquido transparente que salía del agujero que se le había hecho en la cabeza.

Al llegar al hospital le informaron que había rechazado la prótesis. “El 18 de marzo me operaron y me dijeron que tenía la prótesis pegada a la duramadre (la capa exterior) del cerebro y tuvieron que sacar tejido de la pierna para poder poner en la cabeza”, explicó en diálogo con Clarín.

“Los médicos tenían preparada una sala de Terapia Intensiva. Gracias a Dios no la necesité. Mis fuerzas de seguir viviendo ganaron”, agregó.

Sin embargo, y pese a que la cirugía fue exitosa, ya no pueden colocarle nuevas prótesis porque su organismo las rechaza, por lo que requiere de un casco ortopédico que la proteja, el cual tiene un costo de $91.700.

“Yo lo necesito para, por ejemplo, poder agacharme sin temer a golpearme, que sería muy grave. Hay una parte del cráneo, del lado izquierdo de mi cabeza, que no tengo. Si me golpeó me muero, no tengo protección. Y ese casco cumpliría la función”, relata.

Y cierra: "Yo soy pensionada por discapacidad, cobro 16 mil pesos y tengo tres hijos, una de 19 que tiene un bebe, otra de 16 que vive con el padre y un nene de 9 años (...) Recientemente mi hija puso en Facebook un posteo para que la gente me ayudara con lo mínimo que pudiera para poder pagar el casco, y la verdad que tuvo mucha difusión. El día 14 de julio me llamó un chico de 25 años, Mariano, que vive en Mármol, que ayuda a mucha gente, y me ofreció su colaboración para poder juntar la plata que falta”.

Quienes quieran ayudar pueden hacerlo a través de la campaña de MercadoPago "Ayudamos a Cari" (11-2465-4443) o transferencia bancaria a nombre de Carina María Matías, CBU 2850520640064656089328, DNI 25164466.

Con información de Clarín