El horror del régimen talibán se replica con crimenes atroces que buscan generar temor en la población. Esta vez, Mahjabin Hakimi, jugadora de vóley de la selección juvenil, fue cruelmente asesinada.

Pero no es el primer hecho de sangre que involucra deportistas. En agosto pasado otra jugadora de voley había sido asesinada a tiros por los talibanes. Zahra Fayazi logró escapar del ataque y se refugió en el extranjero (Inglaterra), y desde allí contó los sucesos que vio antes de partir

La joven jugadora, Mahjabin Hakimi, fue decapitada a principios de octubre en Kabul. Las fotos de su cabeza cortada fueron publicadas en las redes sociales para generar temor.

La entrenadora de la joven lamentó que "cualquier jugador ahora tiene que vivir con miedo. Todos obligados a huir o esconderse. Sólo dos han logrado escapar al exterior y los intentos de ayuda de países y organizaciones internacionales no han tenido éxito".

Los talibanes consideran "inapropiado" que las mujeres practiquen deportes y por ello, se han convertido en blanco de persecuciones y represalias desde la vuelta del régimen.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!