Un vuelo que había salido desde Aeroparque en Buenos Aires con destino a Esquel sufrió un inconveniente en pleno vuelo. Los pasajeros vivieron un gran susto cuando a un pasajero le explotó la batería del celular, provocando fuego, y humo dentro del avión.  

Los pasajeros relataron que a 20 minutos de haber despegado desde Aeroparque con rumbo a Chubut.  A un pasajero le explotó una batería recargable del celular y se empezó a prender fuego. 

Rápidamente se intentó sofocar el fuego con un matafuegos que había abordo, sin embargo,  no lo lograron extinguir y por ello, metieron el celular adentro con un balde con hielo.

La situación generó momentos de tensión entre los pasajeros y se puso en marcha el protocolo de seguridad, por lo que se decidió desviar el avión, aterrizando en Ezeiza.   Allí ingresó personal de bomberos y personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.  

El dueño del artefacto que explotó recibió atención médica por quemaduras en una mano. Tras verificar la situación, una hora y media después, el avión retomó el viaje con rumbo a Esquel, informó EQS.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!