MISIONES (ADNSUR) - El 2 de diciembre pasado, una paciente de 75 años fue declarada muerta, pero cuando preparaban el cuerpo para llevarlo a la morgue, empezó a mover los brazos. Ocurrió en Posadas, en la provincia de Misiones.

Lucía Cabral estuvo cuarenta minutos “muerta”. Con antecedentes de diabetes e hipertensión, la semana pasada ingresó a la guardia por un cuadro neurológico de deterioro y quedó internada en terapia intensiva.

“No hubo latidos después de un período largo de reanimación y con un electrocardiograma plano no se observaban latidos”, explicó a los medios locales Guillermo Vignau, jefe del área clínica de emergencia del Hospital Dr. Ramón Madariaga, sobre la mujer que declararon muerta tras sufrir un paro cardiorrespiratorio.

De acuerdo a su relato, los médicos actuaron de acuerdo con los procedimientos habituales que se realizan en caso de constatar la muerte de una persona. “Se la dejó conectada a los aparatos y los sueros aproximadamente durante veinticinco minutos, porque así generalmente es el procedimiento; después se le permitió a los familiares despedirse”.

El milagro inesperado sucedió cuando la trasladaban en la bolsa mortuoria y “volvió a presentar signos vitales”. En ese momento, indicó Vignau, volvieron a conectarla a todos los aparatos y retomaron las maniobras de reanimación.

“Se asume que esos latidos eran tan leves que no se registraron por los aparatos de medición”, manifestó después el profesional, para tratar de explicar lo ocurrido. Aunque aclaró que estos instrumentos están en condiciones y tienen buena precisión en el funcionamiento.

Una de las hijas de Lucía habló sobre la mejoría de la mujer en su perfil de Facebook y señaló que la están tratando únicamente con antibióticos, come bien, habla con fluidez y hasta invitó las enfermeras a su cumpleaños el próximo 23 de diciembre. “Vio a tres hijos, todos con lágrimas. Tuvieron que decirle que se tranquilizara porque los iban a sacar ahí y se ponía bien”, contó Carolina.

Carolina Quian

Fuente: TN