ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Gerardo Moctezuma tenía cefaleas con frecuencia pero los médicos no conseguían aliviarle el dolor. Las molestias eran tan fuertes que le causaban vómitos.

Lo primero que pensaron es que eran dolores de cabeza por alta tensión. Desde el Centro Médico Dell Seton le indicaron una resonancia magnética que reveló que tenía una rara infección cerebral causada por un parásito. Las imágenes dejaban ver que una lombriz solitaria, también conocida como tenia, se había alojado en el cerebro.

La neurocisticercosis es una afectación del sistema nervioso central por las larvas de la Taeniasolium. La forma de presentación más frecuente es la crisis epiléptica, seguida de la cefalea.

“Esto se da porque el parásito se transmite por la materia fecal: el huevo de la larva cae en el piso, el cerdo se alimenta de eso y luego contrae el parásito (que se aloja en el músculo del animal). Entonces, cuando el humano come la carne de cerdo infestado y no lo cocina bien, contrae la parasitosis”, explicó a TN Horacio Amurri, médico neurólogo.En el caso de Gerardo, reconoció que puede haber sido provocado por comer carne de cerdo mal cocida en México.

El neurocirujano que extrajo la lombriz en una sola pieza. "En el caso de este paciente, vive en los Estados Unidos desde hace más de una década. Creemos que la lombriz creció en su cerebro durante más de diez años sin ser detectada", declaró el doctor Jordan Amadio, de Dell Seton. "Pueden crecer dentro del cuerpo sin causar síntomas hasta que son lo suficientemente grandes para generar molestias", explicó según Star Telegram.