“Todavía no ingresó formalmente el pedido, pero el secretario de Gobierno nos anticipó que el boleto subiría en etapas durante el año próximo un 48 por ciento”, precisó Reyes, en diálogo con Periodismo de 10.

De este modo, sobre los 42 pesos que cuesta actualmente el boleto de zona urbana, se iría a un valor de entre 60 y 62 pesos, aunque se hará por etapas, como se había dispuesto en el año 2019. 

“Hay que recordar que el boleto está congelado desde hace casi 3 años, porque en 2020 no se modificó el valor por toda la paralización de la pandemia”, recordó el edil, quien ponderó además que el subsidio que aporta el municipio, por 820 millones de pesos, sigue creciendo porque la provincia mantiene congelado su aporte y el servicio debe garantizarse.

“Los subsidios al transporte y a la recolección de residuos viene en varias gestiones y por ahora hay que sostenerlo así, el año que viene se vence el contrato del transporte y en 2023 el de la recolección de residuos. Cuando analizamos el tema con el secretario de Gobierno decíamos que si estas partidas siguen creciendo así, va a convenir que el servicio sea directamente municipal”.

De este modo, la suba del precio del boleto es requerida para no incrementar la partida de subsidios, ya que de lo contrario la masa de recursos debería ser aún mayor. “Seguimos siendo uno de los municipios del país con el boleto más barato”, sostuvo Reyes.

Tal como informó ADNSUR, al subsidio al transporte se suma la asignación para cubrir el servicio de recolección de residuos, para el que se aportarán otros 1.400 millones de pesos, totalizando entre ambos servicios unos 2.200 millones de pesos. Es decir, el 10 por ciento del presupuesto municipal.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!