COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Tras la prórroga dispuesta por el gobierno el último 1 de marzo, se actualizaron los montos correspondientes al Impuesto a los Combustibles (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDL). Aunque por el momento esas subas no se reflejaron en los surtidores, esos tributos inciden directamente en el precio de naftas y gasoil. Las variaciones serían del 2,5 y del 2,1 por ciento, respectivamente.

Los impuestos que gravan los combustibles se actualizan en forma trimestral, por lo que la modificación de marzo corresponde a la inflación acumulada en el cuarto trimestre de 2020, de acuerdo con la acumulación del Índice de Precios al Consumidor.

Según informó el sitio “Surtidores”,  también entraron en vigencia los alcances de las resoluciones 1/2021 y 2/2021, en las cuales, el secretario de Energía, Darío Martínez, fijó nuevos valores de adquisición del biodiesel destinado a su mezcla obligatoria y del bioetanol a base de caña. Como estos elementos se mezclan obligatoriamente con las naftas y gasoil, las subas también presionan sobre los precios en surtidor.

De esta manera, el camino de recomposición de precios acordado permitió fijar un nuevo valor por tonelada, que desde el día primero de marzo es de $ 89.975 con un 8,4 por ciento de mezcla, en tanto que para el caso del bioetanol, $ 48,700.

Los ajustes señalados impactarán en el litro de nafta en $1,92, que representa 2,6 por ciento de aumento sobre el precio de referencia de CABA, mientras que el gasoil la suba será de $1,50, o un 2,1 por ciento. Por el momento, sin embargo, se mantienen sin modificaciones.