RÍO NEGRO (ADNSUR) -  Dalila estaba en pareja con Esteban hace 13 años. Vivían en Cipoletti , provincia de Río Negro, junto a su Akiles, un Rottweiler, de 6 años a quien adoptaron desde cachorro.  

Días atrás, Dalila debió viajar a Sierra Grande por el fallecimiento de su sobrino y  le pidió a Esteban que se lo llevara a Villa Manzano para que esté acompañado.   Él lo dejó en la casa de su mamá en Barda del Medio para poder ir a trabajar, sin embargo, la tragedia golpearía a la pareja. El martes 5 de enero Esteban moriría en un accidente de tránsito al perder el control de su Fiat Duna y caer en un canal de riego.

 Dalila tras enterarse del hecho, comenzó una búsqueda desesperada para encontrar Akiles y a través distintas publicaciones en redes sociales, se enteró que estaba en la casa de la familia de Esteban. Sin embargo, las noticias no serían buenas de su estado: sedado  desde el momento del accidente por una crisis nerviosa.

 "El día que fui a buscar a Akiles lo tenía la cuñada y uno de los hermanos de Esteban. Ellos me dijeron que no lo iban a entregar y hasta me increparon. De ahí me fui a la Comisaría para realizar la denuncia, pero sólo me permitieron hacer una exposición. Y el viernes pasé por la Municipalidad de Contralmirante Cordero, donde tuvieron la predisposición de ayudarme, pero me dijeron que no podían hacer nada y debía intervenir un fiscal", detalló según publica La Mañana Neuquén.

Dalila  aún no pudo llorar la muerte de su compañero de vida y la invade un sentimiento de angustia e incertidumbre por no poder estar con el perro que vieron crecer entre los dos y es parte de su historia.