CADIZ / ESPAÑA - Un recluso del centro penitenciario Puerto III de El Puerto de Santa María (Cádiz), en España, se amputó el pene después de que su esposa le rechazara un encuentro íntimo en la tarde de Nochebuena.

La Asociación de Trabajadores de Instituciones Penitenciarias "Tu Abandono Me Puede Matar" dio a conocer el caso un día después, el 25 de diciembre. 

El preso tiene patologías psiquiátricas y cumple condena dentro del programa para personas con trastornos mentales graves. La asociación contó que los empleados de la cárcel vieron una "imagen dantesca" de la celda "llena de sangre y al reo desangrándose por la mutilación".

Al notar lo sucedido, los agentes procedieron a avisar rápidamente al personal médico de la prisión.

Tras este hecho, la entidad lamentó la falta de centros psiquiátricos y de especialistas dentro de las cárceles para atender a los internos con trastornos mentales. A la vez que criticaron la falta de formación de los trabajadores penitenciarios y la deficiente "clasificación" de los internos por parte de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.