Este lunes 21 de junio empezó el invierno en todo el Hemisferio Sur. En esta parte del planeta Tierra, el solsticio de junio marca el comienzo de la estación más fría del año, con días más cortos y temperaturas más bajas. ¿Por qué ocurre?

El 21 de junio es el día en el que sol se encuentra más alejado del Ecuador por lo que serán las 24 horas con menos luz solar. Contrariamente, en el Hemisferio Norte están dándole la bienvenida al verano, con el día más largo y la noche más corta del año. 

Por la posición de Argentina en el mapa, estos cambios no son muy rotundos. En general en invierno anoche alrededor de las 18 y amanecer a las 8 de la mañana, mientras que en verano el sol sale alrededor de las 6 y se pone entre las 7 y las 8. En ese sentido, en las estaciones frías hay aproximadamente 10 horas de luz solar y en el período estival se suman tres horas más de sol. 

Pero en otros puntos del mundo las cosas son distintas. En Quito, ubicada sobre la línea del Ecuador, tienen siempre doce horas de día y doce horas de noche, con una variación de apenas dos minutos en invierno y verano.

Entre más nos acercamos a los polos, las cosas cambian rotundamente: en Helsinki, Finlandia, tienen 19 horas de luz solar en verano y noches de 18 horas en invierno. Un fenómeno más extremo ocurre en el pueblo de Utqiagvik, en Alaska, donde pasan casi tres meses sin ver la luz solar por su cercanía al polo norte.

Si bien Argentina tiene puntos muy al sur, incluyendo la ciudad más austral del mundo, no ocurren fenómenos de tal magnitud. Hoy, el día más corto del año, Ushuaia tuvo más de siete horas de luz solar. Eso si, con una sensación térmica de un grado bajo cero.