COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  Alexia Olivares continúa con su tarea de preparar viandas solidarias para familias aisladas, tras detectar un contacto estrecho con una persona afectada por coronavirus, en una tarea que inició la semana pasada y se ha extendido tanto a las familias de los módulos ubicados en Laprida como a las trabajadores del hospital Alvear que se encuentran en similar situación. Pide ayuda para reunir frazadas, caloventores y carne.

La iniciativa de la vecina, tal como informó ADNSUR, se inició apenas supo de la situación de las personas de los módulos habitacionales, que residen en el lugar tras la inundación del año 2017. Además, se suman trabajadoras del hospital Alvear, también aisladas por contacto con el trabajador infectado de ese ámbito, por lo que en total son 27 personas a quienes esta vecina prepara al menos una comida por día, en base a la ayuda solidaria de otros habitantes del barrio.

“Nosotros empezamos desde el primer día que la gente quedó aislada, nos organizamos con otros vecinos y voy casa por casa buscando la ayuda que puedan donar. Es un trabajo de hormiguita, pero muy lindo y satisfactorio, porque estoy llegando a familias vulnerables después del temporal –contó Alexia-. Ellos viven ahí desde hace 3 años, pero va a terminar el aislamiento y van a seguir ahí, en condiciones que no se pueden creer. Estos días llovió mucho y les pasó todo el agua, se están levantando los pisos y el agua de los baños sigue aflorando. No sé qué piensa el Estado, pasan los días y tengo una terrible angustia por lo que ellos están pasando”.

Ahora se ha enfocado en la obtención de tres elementos principales, para poder afrontar los fríos días del invierno: “más que nada necesitamos frazadas, caloventores y carne, para afrontar las bajas temperaturas que llegaron esta semana.

Todo lo que tenemos lo han donado los vecinos del barrio y gente anónima que ha venido a dejar su granito de arena –relató-, no recibí nada de ningún área oficial. Todo sale del bolsillo de los vecinos”.

Cómo colaborar

Para quienes puedan colaborar, Alexia ofreció su teléfono celular personal, que es el número 2974294725. “Me llaman a mí y coordinamos todo, pueden venir a asa o acercarse hasta los módulos. Todo es bienvenido, pero lo fundamental son estos elementos que necesitamos con urgencia. Tenemos lo fundamental para una buena comida, porque están pasando mucho frío y al menos tratamos de ayudarlos con un platito de comida caliente, para que puedan calentar la pancita antes de ir a domrir”.

La vecina reflexionó finalmente sobre la necesidad de ayudar a quienes están sufriendo estas circunstancias y pidió que la gente reaccione del mismo modo, tratando de ayudar. “No hay que discriminar, porque nadie quiere pasar por esto y hay  que dar una mano entre todos. El día de mañana nos puede tocar a cualquiera de nosotros”, concluyó.